INJERTOS DE GRASA, GRAN NúMERO DE APLICACIONES
26 abr 2013

Injertos de grasa, gran número de aplicaciones

Los injertos de grasa son cada vez más empleados en cirugía plástica. Para conocer más sobre ellos y las principales aplicaciones que tienen, el Dr. Juan Monreal, cirujano plástico, comparte sus conocimientos sobre la materia.

 

Hoy en día es casi de dominio público que es posible realizar muchas mejoras estéticas gracias a la Cirugía Plástica. A todos nos resultan familiares términos como liposucción, aumento de pecho o lifting facial. Quizá algunos, potenciales pacientes, conozcan el significado de abdominoplastia o blefaroplastia y para qué sirven. A los que sepan que los injertos de tejido adiposo (o injertos de grasa) se suelen emplear para aumentar y dar contorno a lo glúteos o para rellenar arrugas habría que darles una mención especial.

 

Pero estoy seguro de que el término injerto de tejido adiposo enriquecido le sonará a chino a muchos. ¿Y esto, qué significa? Un injerto de grasa clásico lleva un contenido de células regenerativas algo limitado; esto es así motivado por los cambios que se producen durante el proceso de extracción.

 

Esto es posible subsanarlo en el quirófano mediante la obtención de una fracción adicional de células regenerativas de una cantidad adicional de grasa (que se ha obtenido del mismo paciente en la misma operación) y añadirla a la grasa que se va a injertar para “enriquecerla”.

 

De esta manera se normaliza la situación del tejido, se incrementa el potencial regenerador de la grasa y también su supervivencia, siendo esto último especialmente útil en tejidos debilitados o con escasa capacidad.

 

Aunque siempre se puede usar un injerto de grasa enriquecido, su uso está, por tanto, más indicado en áreas difíciles ya que, esta tecnología, aumenta el costo de la cirugía.

 

Aplicaciones de los injertos de grasa

 

Hoy en día, con los suficientes conocimientos técnicos, es posible usar los injertos de grasa sin enriquecer o enriquecidos en situaciones tan variadas como el aumento o remodelación de los glúteos, muslos, tobillos, pectorales, brazos y pantorrillas.

 

En cirugía mamaria se pueden utilizar injertos de grasa para suavizar los contornos de las prótesis de mama en pacientes delgados, para tratar prótesis encapsuladas, tuberosas o con doble surco o para hacer una modelación más profunda en unión a las mastopexias.

 

Otros usos torácicos pueden consistir en tratar el esternón hundido (el pecho excavado o pectus escavatum) o para modelar la región pectoral o costal en pacientes con depresiones.

 

En cirugía de cabeza y cuello pueden ser muy útiles los injertos de grasa para tratar secuelas de cirugía ortognática, hemiatrofias faciales como el Síndrome de parry Romberg, en secuelas de microsomía hemifacial o Síndrome de Treacher - Collins, entre otros. Ni que decir tiene que en cirugía estética facial son insustituibles para mejorar los contornos o los perfiles sin necesidad de emplear prótesis faciales o materiales sintéticos.

 

El año pasado presentamos en Madrid, y este año lo haremos en Nueva York, una técnica, no descrita hasta hoy, para tratar el Tortícolis Muscular Congénito en pacientes con secuelas.

 

El caso es que desde sus inicios contemporáneos, las aplicaciones clínicas de los injertos de grasa no han parado de crecer y probablemente lo continúen haciendo en el futuro cercano. El siguiente paso será emplear las células regenerativas para sembrar matrices 3D con las que obtener prótesis biológicas a medida. Para esto hay que ser un poco más paciente.

 

Si quiere pedir cita online con el cirujano plástico Juan Monreal, puede hacerlo a continuación.

PIDE CITA ONLINE

#cita online cirujano plástico Madrid #cita online Juan Monreal #injertos de grasa #Juan Monreal cirujano plástico en Madrid

RECOMENDADO

Cirugía plástica

RECONSTRUCCIóN MAMARIA TRAS UN CáNCER DE MAMA

09 ago 2013

La reconstrucción mamaria tras un cáncer de mama es muy habitual para una mejora estética.

Odontología

CONSEJOS BASICOS DE HIGIENE BUCAL

28 jun 2011

El 66 por ciento de la población española ( más de 30,5 millones ) padece gingivitis.

DEJA TU COMENTARIO

Tu email no sera publicado. Los campos con * son requeridos