ALZHEIMER Y ACTIVIDAD COGNITIVA
07 may 2014

Alzheimer y actividad cognitiva

La relación entre la actividad cognitiva y el Alzheimer es muy fuerte. El neuropsicólogo Aaron F. Del Olmo explica en este artículo qué tipo de relación existe.

La Demencia Tipo Alzheimer (DTA), representa una de las enfermedades más temidas por las personas mayores por su impacto en la capacidad de autonomía y consecuente aumento de la dependencia. Además, resulta difícil diferenciarla en sus estadios iniciales del propio curso normal del envejecimiento, lo que provoca frecuentes dudas ante cualquier queja subjetiva de memoria.

Aunque existe un gran componente genético en el desarrollo de la enfermedad (en especial en las formas precoces, anteriores a 65 años), desde las últimas décadas del siglo pasado se está trabajando en la hipótesis de que el estilo de vida, y especialmente, el nivel de actividades cognitivamente estimulantes (ACE) que se realizan, pueden jugar un importante papel en el retraso de la aparición del Alzheimer.

Esta idea se basa en la máxima “Use or lose it” o “Úsalo o piérdelo”, en referencia a que aquellas funciones cognitivas que no se van usando durante la vejez experimentan un mayor nivel de deterioro que aquellas que se usan con frecuencia. De esta manera, las personas mayores que se enfrentan continuamente ante retos novedosos, realizan actividades que implican razonar o con una alta intensidad cognitiva muestran unas funciones cognitivas en mejor estado que aquellas personas que no las realizan.

Esto tiene su impacto en el cerebro, el cual se vuelve más eficiente a la hora realizar cualquier tarea (se entiende como menos activación) y por extensión, muestra una mayor capacidad para soportar daños y compensarlos. De esta manera sus efectos son menos patentes en la vida cotidiana de la persona.

Relación entre la actividad cognitiva y el Alzheimer

Ante esta idea, números estudios han intentado encontrar cuáles son esas actividades cognitivamente estimulantes y que efecto tienen, teniendo como mejor campo de pruebas el Alzheimer. El carácter acumulativo de daño cerebral que presenta esta enfermedad ha ayudado a entender cómo es ser más activo mentalmente. Por ejemplo, se han encontrado muchas relaciones positivas entre aprender un segundo idioma y el retraso en la aparición del Alzheimer, ya que se trata de una actividad muy intensa a nivel mental y en la que se ven implicadas muchas funciones cognitivas.

En estos casos, lo que se encuentra es que el nivel de neuropatología es el mismo, pero la expresión clínica, la del día a día, no es patente hasta mucho más tarde.

Además, la realización de estas actividades mentales no tiene una edad límite, pudiendo beneficiarse de manera rápida aquellas personas que ya con una edad avanzada comienzan a realizarlas. Sin embargo, aquellas personas que durante toda su vida han realizado mucha actividad mental, cuyos trabajos han sido poco mecánicos y han obligado al uso continuado de su función cognitiva parecen mostrar una mayor “reserva cognitiva”, que les permite enfrentarse ante cualquier daño cerebral con mejor pronóstico, incluido el daño derivado del Alzheimer.

Si quiere pedir cita online con un psicólogo puede hacerlo aquí.

#aaron del olmo neuropsicólogo en sevilla #alzheimer #cita online psicólogo sevilla

RECOMENDADO

Psicología

TRASTORNO DEL SUEñO

29 sep 2014

Los problemas a la hora de dormir pueden tener un impacto muy importante sobre nuestra salud.

Cirugía general y Aparato Digestivo

CIRUGíA ENDOLUMINAL

27 ene 2014

La cirugía endoluminal es un tratamiento indicado para tratar problemas de sobrepeso u obesidad de una forma menos invasiva

DEJA TU COMENTARIO

Tu email no sera publicado. Los campos con * son requeridos